Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 11 de abril de 2019
Análisis de Guillermo Pérez Olivares y Juan Luis Beltrán de Fortuna Gestión

Control de gestión como previsión a una nueva ralentización económica

Cada vez son más los analistas, empresarios e instituciones económicas, que advierten sobre la proximidad de una nueva ralentización de la economía mundial donde Europa va a jugar un papel determinante. Con la guerra comercial entre China y EEUU, y la fragilidad de los mercados emergentes de fondo, Europa intenta corregir sus propios desequilibrios causados por la recesión de la economía italiana, la debilidad de Alemania y un Brexit no acordado por los británicos que anticipa una ruptura con consecuencias imprevisibles hasta la fecha para la eurozona. A este coctel hay que unir la inestabilidad política que se vive en Europa y los cambios que vendrán como consecuencia de este deterioro.

La OCDE prevé que el crecimiento para este 2.019 en Europa se sitúe tan solo en el 1% y ya son numerosos economistas lo que apuntan 2.020 como el año del inicio de una nueva recesión. Esta situación nos debe obligar a reflexionar sobre cómo estamos gestionando nuestra empresa y cuáles son las tareas que debemos realizar de cara a evitar que nos podamos ver en una situación compleja si volviese a ocurrir una crisis económica como la que hemos vivido en España en la última década.

 

Según nos indica el INE el principal motivo de fracaso empresarial (>50% de los casos) viene derivado de problemas de gestión, este dato ya nos alerta de que tenemos una seria carencia en el tejido empresarial español, donde dedicamos grandes esfuerzos en vitalizar la empresa comercialmente pero no a la hora de establecer mecanismos de control de nuestros negocios. Estos problemas derivados en la gestión conllevan la ausencia de información sobre la marcha del negocio y acarrea la imposibilidad de poder tomar decisiones correctivas, por lo que al final no gestionamos nuestros problemas sino que nuestros problemas nos acaban gestionando a nosotros.

 

Nuestro ordenamiento jurídico y financiero recoge una serie mecanismos que en caso de que no se haya podido evitar la situación de crisis empresarial se puedan adoptar medidas que permitan reconducir la situación o al menos minimizar el impacto. Nos obstante, debemos centrarnos en aquellas medidas y herramientas que pueden utilizarse para poder evitar llegar a una situación de crisis o concurso de acreedores.

 

QUÉ HACER PARA ANTICIPARSE A UNA CRISIS EMPRESARIAL

 

Lo fundamental es establecer controles en nuestra empresa que nos alerten de si estamos alcanzando con éxito los objetivos que nos hemos propuesto, es lo que se denomina Control de Gestión. Podemos definir, con carácter general, el control gestión como el proceso que permite responder a preguntas básicas como por ejemplo: ¿cómo va la empresa?, ¿hacia dónde se dirige? o si estamos o no en el camino adecuado para conseguir los objetivos previstos. Se trata de una serie mecanismos que nos permiten obtener datos sobre la marcha del negocio y poder interpretarlos correctamente.

 

  • Permite que los objetivos marcados por la empresa y los realmente obtenidos se encuentren lo más alineados posible, y en el caso de que haya desviaciones conocerlas de inmediato y poder tomar medidas.
  • Diseñar sistemas de análisis con el fin de suministrar información objetiva, fiable y relevante, en especial del ámbito contable de la empresa.
  • Realizar actividades de coordinación y control presupuestario.
  • Seleccionar y utilizar indicadores que te permitan anticiparte a los problemas de la empresa.
  • Optimizar los recursos humanos.

 

La implementación de estas medidas se realiza a través unos mecanismos sencillos como son:

 

Estrategia. El escenario en el que se mueven las empresas es cada vez más complejo y difícil de predecir por lo que resulta fundamental que tengamos claro cuál es nuestra  misión-visión empresarial, y por supuesto que tengamos claro que queremos ser y donde queremos estar en el futuro. Una de las bondades de hacer Planes Estratégicos es que la elaboración de la estrategia obliga a la dirección de la empresa a pensar de forma sistemática en el futuro.

 

Cuadro de Mandos Integral. Una vez que tenemos solventada la estrategia necesitamos conocer si la empresa va cumpliendo los objetivos marcados en la misma, para eso usamos el cuadro de mandos integral también conocido por su denominación anglosajona Balanced Scorecard, este concepto sustituye o complementa a los conceptos de misión y visión empresarial al concretarlos en objetivos.  Lo usual es abordar el cuadro de mandos desde 4 perspectivas diferentes: perspectiva financiera, perspectiva del cliente, perspectiva del proceso interno y perspectiva de aprendizaje y crecimiento. Con el cuadro de mandos integral mediante el establecimiento de indicadores tenemos una visión general de la empresa desde todos los puntos de vista, no solo mediante los tradicionales indicadores económico-financieros, ayudándonos significativamente en la toma de decisiones.

 

Gestión Presupuestaria. Un presupuesto no es más que cuantificar objetivos y planes de acción para un período determinado y establecer medidas correctoras con las desviaciones que se produzcan. Para la realización de un presupuesto es indispensable que todas las áreas de la empresa se involucren en la misma: dirección, ventas, operaciones, financiero y recursos humanos deben de realizar un análisis y concretar sus objetivos en el presupuesto. Si es importante la realización del mismo es aún mucho más importante que revisemos las desviaciones con una periodicidad y que de esas desviaciones que se produzcan tomemos decisiones correctoras. Los presupuestos no pueden estar encorsetados, tienen que ser dinámicos y por tanto deben revisarse si las situaciones en las que se produjeron se han modificado.

 

Previsiones. Con una concreción temporal inferior al año debemos de realizar previsiones, son fundamentales para poder usar eficientemente los recursos de los que dispone la compañía, un ejemplo típico son las previsiones de tesorería mensuales para evitar problemas de liquidez o hacer un correcto uso de los excedentes de caja de los que podamos disfrutar.

 

Indicadores Claves del desempeño (KPI´s). Los KPI´s no es sino la concreción máxima de un cuadro de mandos, son cada uno de los indicadores que lo forman, no obstante no necesariamente el hecho de no tener un cuadro de mandos integral debe llevar aparejado no hacer seguimientos mediante indicadores, aconsejamos a todas las empresas que asesoramos que al menos tengan implementados KPI´s financieros, es una práctica que mediante el uso de un cuadro de mandos financieros pueden alertar de ciertas anomalías: incrementos en los precios de las mercancías, incrementos en el período medio de cobro de los clientes o decrementos en los períodos de pago a los proveedores, decrementos en las ventas en comparación con otros ejercicios o un incremento en los gastos de explotación.

 

Márgenes por canales de venta o líneas de negocio: En nuestra experiencia, uno de los errores que se suele cometer en la gestión de la empresa, es no tener desagregadas las cuentas de pérdidas y ganancias ya que gráficamente es imposible en una cuenta de pérdidas y ganancias poder determinar si una línea de negocio, un producto-servicio o un canal está lastrando de forma preocupante el devenir de nuestra compañía. Son más difíciles de implementar, lleva un trabajo periódico al tener que transformar la información contable en información de gestión, pero sin duda nos ahorrará llevarnos disgustos porque tendremos información de primera mano que nos permitirá tomar medidas correctoras, como por ejemplo abandonar un canal, subir o bajar precios, restructurar el personal, optimizar nuestras compras, desinvertir o mejorar nuestras instalaciones.

 

Reporting. Una herramienta muy útil dentro del control de gestión es realizar reporting con una periodicidad concreta, los mismos se pueden realizar desde cualquier área de la empresa. Ayuda a los directivos a tener una visión de cual es la marcha de la empresa.

 

Comités de Dirección. Es muy importante que dentro de la compañía se realice de forma periódica un comité de dirección. Es el lugar ideal para que los principales responsables ejecutivos de áreas puedan compartir la situación de su parcela responsable, los problemas diarios y las propuestas de mejoras. Es un ejercicio, el del comité de dirección que no debe aplazarse, sustituirse ni eliminarse, constituye sin duda alguna el foro ideal para una correcta toma de decisiones.

 

Benchmarking. Es el establecimiento de unas referencias o buenas prácticas, basadas en la comparación de nuestros procesos, con las organizaciones líderes de nuestro sector. Es una herramienta estratégica que permite medir nuestros puntos fuertes y débiles y compararlos con nuestra competencia. Es usual que algunos de nuestros KPI´s se midan contra la competencia, para saber si por ejemplo tenemos una estructura de gastos descompensada que nos impide ser competitivos.

 

Riesgos. Debemos de conocer los riesgos que tiene la compañía e identificarlos de si se tratan de un riesgo puro, riesgo por incertidumbre o un riesgo especulativo. Tener claro cual debe de ser la política de la empresa frente al riesgo y mitigarlos o tolerarlos.

 

Estas son algunas de las prácticas de control de gestión que recomendamos implementar desde nuestra firma de cara a una correcta monitorización del negocio y para tener una rápida respuesta ante una crisis empresarial. “Si no puedes medirlo, no puedes gestionarlo”.

 

Seguir leyendo en el siguiente enlace http://empresariosdelhenares.es/not/2735/la-implementacion-de-las-medidas-de-control-en-la-empresa-y-soluciones-ante-la-insolvencia/ el artículo "La implementación de las medidas de control en la empresa y soluciones ante la insolvencia" pulse AQUÍ.

 

Análisis realizado por Guillermo Pérez Olivares y Juan Luis Beltrán de FORTUNA GESTIÓN 

 

Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Empresarios del Henares • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress